13 febrero 2012

Capturar a Artemio para ganar en Conga

Hubo un candidato que ganó las elecciones con el respaldo de la izquierda y a pesar de la campaña mediática en su contra. Al poco tiempo de su gestión como presidente recurrió a la palabra "pragmatismo" para alejarse de sus aliados zurdos y hacer todo lo contrario de lo que había prometido. Así la Derecha empezó a enamorarse de él. ¿De quién estamos hablando?




Es que las coincidencias entre los mandatos de ambos presidentes es notable. Y ahora que este Gobierno ha capturado al camarada "Artemio", líder senderista de la facción del Alto Huallaga, se incrementa su parecido. Tenemos que recordar que el gobierno de Fujimori capturó a Abimael Guzmán en setiembre de 1992 y eso le sirvió para legitimar el autogolpe de Estado de había dado meses atrás.

Entonces, con Artemio capturado y siguiendo un sentimiento paranoico... ¿es esto lo que nos espera?

Disolver, disolver: La profecía que algunos ya han lanzado.

No. En realidad no es para tanto. Primero porque el Gobierno de Humala todavía no dado señales autoritarias. Y también porque la captura de Artemio no es tan importante como fue la de Guzmán, pues el dominio de Sendero Luminoso en el Alto Huallaga ya se había debilitado. Es más, la captura del camarada "José", líder de la facción del VRAE, sería mucho más significativa, pues la zona que controla es casi invulnarable para las fuerzas del orden por la estrecha relación entre esa facción y los narcotraficantes.

Simbólica imagen que el Gobierno ya está explotando.

Lo que sí es posible es que Humala le saque provecho a la captura para resolver uno de sus problemas más urgentes: Conga.

Ya los medios de comunicación se encargaron de ignorar y minimizar la multitudinaria Marcha por el Agua. Y a los pocos días las fuerzas del orden capturaron a Artemio, haciendo que la opinión pública se olvide del problema del proyecto minero de Conga. ¿Coincidencia?

Como fuera, eso le ayudó al Gobierno a ganar el primer round en la pelea final contra el movimiento antiminero de Cajamarca. Su popularidad seguramente crecerá en la próxima encuesta.

No olvidemos que un presidente con alta popularidad, con el respaldo de los grupos de poder y con una economía saludable puede hacer lo que quiera. Mientras Fujimori fue popular por la logros de su política antisubversiva pudo destruir la democracia con pocas dificultades, al igual que Hugo Chávez cuando el petróleo estaba por las nubes.  

Ahora con el probable incremento de popularidad y con el respaldo total de la Derecha que antes lo acusaba de terruco, Humala puede imponerse políticamente y remarcar su famosa frase "Conga va". Si antes la tenían difícil, ahora los defensores del agua están en clara desventaja.



1 comentario:

  1. Lamentablemente nuestros compatriotas se dejan ilusionar con todo lo que publican en la television, solo dicen amen y toman todo lo que sale en la caja boba como si fuese todo cierto

    ResponderEliminar